Dolor de Espalda, prevención y tratamiento

Mujer sufriendo dolor cervical tras hacer deporte de forma desaconsejable

Todos alguna vez hemos sufrido dolor de espalda. Pueden ser dolores leves o fuertes, pasajeros o constantes. Provocados por un accidente o no encontrarle una explicación aparente, aunque sin duda siempre la tiene y, normalmente, es debida a malos hábitos que podríamos corregir en nuestro día a día de manera fácil. Aunque cualquiera puede sufrir de dolor de espalda, hay una serie de factores que propician este sufrimiento. A continuación, vamos a explicarte cuáles son estos factores que causan el dolor de espalda, qué tratamientos puedes seguir para solucionar tu problema y vamos a darte unas pautas de prevención para que las tomes en cuenta tanto en casa como en el trabajo. Tu salud y, en especial tu espalda, lo agradecerán.

¿Cuáles son las causas del dolor de espalda?

Existen diferentes causas para sufrir un dolor de espalda. Las más comunes, son las que obedecen a problemas que están relacionados con la propia mecánica de la espalda, como pueden ser los espasmos, la tensión muscular, tener una hernia discal o los discos lesionados. Hay veces que el dolor de espalda es provocado por una lesión en otra parte de nuestro cuerpo, pero que se deja sentir en la espalda, como puede suceder en los casos de haber sufrido esguinces, fracturas, así como otros accidentes.

Además, el dolor de espalda puede hacerse presente cuando se sufren de otras enfermedades como la escoliosis, espondilolistesis, artritis, estenosis lumbar, fibromialgia, endometriosis o problemas en el riñón e infecciones. También es frecuente que duela la espalda en el embarazo.

Tratamientos de fisioterapia para el dolor de espalda

Cuando sufras de dolor de espalda, lo mejor que puedes hacer es acudir a tu fisioterapeuta. Es la persona más indicada para cuidar de tu espalda y ofrecerte soluciones. El fisioterapeuta te aplicará diferentes tratamientos:

- Tratamientos pasivos: para ayudar a que tu cuerpo se relaje y disminuya el dolor. Por ejemplo, masajes o terapias de frío-calor. También la estimulación eléctrica nerviosa transcutánea y el ultrasonido.

- Tratamientos activos: el objetivo de estos tratamientos es conseguir la rehabilitacion del paciente. Para ello, te ayudará a realizar ejercicios terapéuticos que flexibilizarán y fortalecerán tu cuerpo.

Pero la labor del fisioterapeuta no termina aquí, porque también te dará unas pautas de higiene postural y unas recomendaciones para complementar el tratamiento.

Cómo puedes prevenir el dolor de espalda en casa y en el trabajo

Para prevenir el dolor de espalda, hay una serie de recomendaciones:

1. Hacer ejercicio de manera regular.
2. Tener un peso saludable.
3. Consumir vitamina D y calcio a diario.
4. Evitar levantar objetos pesados. Si tienes que cargar peso, dobla las rodillas y mantén la espalda recta.
5. Cuida tu postura: en especial mientras duermes.
6. Lo ideal, es dormir boca arriba, con una almohada bajo las rodillas y otra bajo las lumbares. Además, usa un buen colchón.
7. Camina con la espalda recta y la cabeza levantada.
8. Nadar.
9. Frente al ordenador, apoya la espalda en el respaldo
de la silla y coloca la pantalla a la altura de tus ojos.
10. Por otro lado, tanto el reposo total, como los movimientos repetitivos, pueden dañar tu espalda.